Caracas, 11 de julio de 2018.- Corinna zu Sayn-Wittgenstein, quien tiene una relación de amistad con Juan Carlos I, admitió en un audio difundido por medios locales ser testaferro del rey emérito.

En una supuesta conversación  entre Wittgenstein y el excomisario español José Manuel Villarejo, la empresaria señala que Juan Carlos I  aprovechaba el hecho de que ella estaba afincada en Mónaco, país que no exige declaración pública sobre el patrimonio, reseña el portal internacional de noticias Rusia Today.

Según el medio local que difunde la grabación, la conversación tuvo lugar en el marco de una reunión celebrada en Londres en el 2015. En ella, Wittgenstein confiesa estar viviendo “una pesadilla enorme” porque el rey emérito habría puesto algunos bienes a su nombre y en ese momento estaría reclamando su devolución.

“Lo han hecho con dos o tres cosas y están poniendo muchísima presión”, reconoce la mujer, que explica que si devolviera ese patrimonio estaría incurriendo en delito de blanqueo de dinero. “Me está poniendo una presión bárbara para que le devuelva esas cosas, pero si lo hago vulnero la ley… y puedo ir a la cárcel”, insiste la empresaria.

Wittgenstein describe además el entramado que habría utilizado Juan Carlos I, con la ayuda de un abogado llamado Dante Canónica, al que supuestamente encargaba la elaboración de “estructuras” opacas para ocultar parte de su fortuna.

Por otra parte, la empresaria se refiere a unas supuestas cuentas en Suiza a nombre de un primo de Juan Carlos I, Álvaro de Orleans-Borbón, en las que el rey emérito habría depositado también parte de su riqueza. /JML