Caracas, 12 de septiembre de 2018.- En ocasiones las personas pueden presentar dolores en el cuerpo sin saber la causa, en este caso presentamos el más frecuente: dolor de hombros.

Estos son algunos datos que puedes tomar para calmar ese fuerte dolor: 

  1. Si son lesiones traumáticas hay que realizar, como mínimo, una radiografía o una resonancia magnética para descartar fracturas de hueso, luxaciones, lesiones de tendones, ligamentos o del labrum, entre otras.
  2. Si el dolor ha aparecido de repente lo que debemos hacer es bajar el ritmo de ejercicios en caso de que hagamos deportes. La rehabilitación y/o fisioterapia es de gran ayuda en estos pacientes y se han de mantener los ejercicios recomendados de tres a seis meses, antes de considerar que el tratamiento conservador no está funcionando.
  3. Hay que tener en cuenta que los dolores de hombros son muchos y algunos no son fáciles de identificar. Por eso, solo debemos aceptar diagnósticos y recomendaciones sobre el tratamiento por parte de un especialista que, además, haya estudiado nuestro caso, realizado un examen físico detallado.

Sus causas: 

  1. Los movimientos repetitivos y la falta de disciplina personal son dos de las causas que pueden provocar dolor en el hombro, tanto a nivel laboral, como doméstico o deportivo
  2. Los jóvenes por debajo de los 30-40 años son los más propensos a sufrir dolores de hombros (sobre todo los deportistas). El dolor más frecuente se conoce como labrum glenoideo, este se inserta en el tendón del bíceps
  3. En ocasiones estos pacientes tienen antecedentes de inestabilidad del hombro, es decir, se les “sale” el hombro de su sitio (parcial o totalmente) y acaban lesionando todavía más el labrum y los ligamentos que mantienen esta articulación en su lugar
  4. Para las personas con edades comprendidas entre 50 y 75 años el más habitual es la patología del manguito rotador, que cuando se daña produce un dolor en la cara lateral del hombro y muy a menudo dolor nocturno.
  5. Cuando existe rotura completa de uno o varios tendones y cuando el tratamiento conservador (mediante rehabilitación, antiinflamatorios e infiltraciones de corticoide) no es eficaz durante meses, y continúa la persona muy limitada y adolorida, a menudo la mejor opción es la cirugía artroscópica. /JML /JB

Fuentes:

www.cuidateplus.marca.com

www.noticias24.com