Comparte:

Caracas, 06 de julio de 2018.- Dilia Waikaran, es una luchadora social a tiempo completo, un personaje que vio la luz del sol por primera vez en el cielo de Río Caribe, estado Sucre, el 13 de diciembre de 1936 y bautizada con el nombre de Dilia Concepción Rojas.

“Yo hago lo que puedo porque de siempre ha habido mucha necesidad y aun hoy lo hay porque las enfermedades están siempre, hay muchas personas que se enferman como nuestros compañeros actores que están muy mal de salud y un grupo de personas como nosotras andamos buscando para ayudarlos”, dice la destacada actriz mientras disfruta de una torta de pan y un café sin azúcar.

Dilia Waikaran es una mujer diferente, distinta, no vive con ostentación, “nada de eso, yo soy una mujer sencilla del pueblo”, mencionó.

Su trabajo artístico comenzó en el programa La Revista Del Jueves, transmitido por VTV, donde duró 15 años.

También trabajó en Radio Caracas, donde estuvo cerca de 20  años de labor ininterrumpida hasta que prescindieron de sus servicios en 1997 “por estar apoyando al comandante Chávez, quien todavía no se había lanzado a la presidencia pero estaba recorriendo el país con su propuesta de la refundación de la República a través de la Asamblea Constituyente”, rememoró.

Al año la volvieron a llamar para un papel escrito especialmente para ella, luego realizó dos dramáticos más, “ hasta que en el 2000 que me botaron definitivamente porque estaba apoyando al presidente Chávez a la reelección luego de la aprobación de la Constitución ”.

Luchadora social a tiempo completo

A través de la fundación Ayanamsha también se encarga de apoyar y ayudar a los artistas y cultores que así lo requieran “yo no tengo poder, solo tengo un corazón grandote para ayudar y un Dios que me utiliza como su canal de bendición y hago lo que puedo”, dijo.

También en el ámbito cultural, esta actriz integra el Estado Mayor de Cultura, el Estado Mayor de la Mujer y el Movimiento por la Paz y la Vida “así estoy haciendo espacio político para apoyar a la gente,  y poner en práctica las políticas públicas impulsadas por el presidente Maduro”, puntualizó.

Su gran obra, Fundación Ayanamsha

Para Dilia Waikaran, la historia y la revolución son el plato fuerte de sus puestas en escena y es por eso que a través de la Fundación Ayanamsha trata de exaltar el papel de la mujer venezolana y latinoamericana, sus esfuerzos y aportes en el desarrollo de la región, poniendo sobre las tablas la vida y obra de importantes referentes históricos femeninos, como lo son Eulalia Buroz, Juana Ramírez “La Avanzadora”, Josefa Joaquina Sánchez, Luisa Cáceres de Arismendi, Manuela Sáenz, entre otras.

Para la primera actriz, como directora de la Fundación Ayanamsha y a su equipo de trabajo ha sido un orgullo que desde el 2009, llevan a las tablas la obra  Lo que dejó la tempestad de César Rengifo en conmemoración de los 200 años del natalicio de Ezequiel Zamora.

Igualmente, da vida a la Libertadora del Libertador con Manuela Sáenz: vine a decirlo todo; soliloquio escrito por el dramaturgo e historiador Vinicio Romero, que refleja de forma amena y sin regateos las actuaciones que desplegó la heroína mucho antes de conocer a Simón Bolívar.

Con respecto a ese personaje expresó que “para construir Patria es necesario conocer la historia. En esta obra conocemos a Manuela, la mística y amorosa que luchó por Bolívar y por la independencia de las naciones del Sur. Todos debemos ser Manuela, seamos Bolívar, seamos Chávez”.