Caracas, 09 de octubre de 2018.- El empresario nipón Yusaku Maezawa, elegido como el primer turista que volará alrededor de la Luna, espera que la misión, en la que estará acompañado por ocho artistas, sirva para enriquecer el mundo del arte a través de su experiencia espacial.

“Me gustaría invitar a creadores que quieran hacer del mundo un lugar mejor a través de sus obras”, explicó hoy Maezawa en una rueda de prensa en Tokio, su primera aparición tras anunciarse que la compañía aeroespacial SpaceX, propiedad de Elon Musk, lo ha elegido para convertirse en el primer turista espacial de la historia.

Maezawa, de 42 años, tiene previsto embarcarse en un viaje de una semana alrededor del satélite natural de la Tierra en 2023 junto a ocho representantes del mundo del arte, desde músicos y pintores a diseñadores de moda o directores de cine, a los que quiere ofrecer la oportunidad de inspirarse en las más altas esferas, reseñaron Agencias de Noticias Internacionales.

Este multimillonario japonés, fundador y CEO de Zozo (ZozoTown), el negocio minorista de moda en línea más grande de Japón, aspira a que creadores de todo el mundo participen en el proyecto, al que ha bautizado como #dearMoon (queridaLuna). Hasta ahora sólo 24 personas han viajado a la Luna, todas con nacionalidad estadounidense.

Cuánto costará y cómo se financiará esta misión espacial continúa siendo una incógnita, pues el nipón dice no estar autorizado para hablar de cifras, ni siquiera del depósito que pagó para optar a la plaza en el transbordador espacial, todavía en desarrollo.

Natural de Kamagaya, al este de Tokio, Maezawa soñaba en su infancia en convertirse en carpintero o pescador porque le gusta “la gente que trabaja con sus manos”.

Esa pasión de Maezawa por la artesanía se manifiesta en su ávido coleccionismo de obras de arte contemporáneo, que comparte a través de su fundación privada Contemporary Art Foundation, establecida en 2012 en Tokio y en la que expone obras de Pablo Picasso, Andy Warhol, Alexander Calder o Jean-Michel Basquiat.

“Creo que el arte trasciende las barreras lingüísticas. Incluso si la persona que está a tu lado no habla el mismo lenguaje podéis compartir la misma obra. (…) Considero que el arte une a la gente y también a ayudar a mirar en el interior de uno mismo”, reflexiona.

Maezawa desarrolla esta labor de conservador invirtiendo su fortuna, la décimo octava mayor de Japón, valorada en unos 2.900 millones de dólares, según la revista Forbes.

“En realidad no me gustan las obras en sí, sino la pasión puesta en ellas”, explica el japonés con arrojo, mientras posa una mano en el pecho y sujeta el micrófono con otra. Eso es lo que quiere compartir, “cuanto esfuerzo y pasión puso el artista en la obra”.

Con #dearMoon Maezawa ha querido aunar sus dos grandes pasiones y contribuir con este viaje de unos 800.000 kilómetros a enriquecer el mundo del arte y contribuir a hacer despegar el sector aeroespacial.

“Todavía no sé muy bien cuál será el rol que cobrarán los viajes espaciales, pero en términos de desafiar lo desconocido, ya sea el espacio o las profundidades marinas, creo que es significativo y me siento orgulloso de formar parte del reto”, dice Maezawa, quien está deseoso de acercarse a la Luna y ver la Tierra con sus propios ojos.

Lo primero que tendrán que hacer tanto él como sus acompañantes será someterse a un entrenamiento todavía por determinar, pero que pronostica “muy duro”.

Parafraseando al astronauta Neil Armstrong, el primer hombre que piso la Luna el 21 de julio de 1969, Maezawa dijo que cree que la nueva misión también supondrá “un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad”.

El viaje de 2023 será el primero que el hombre realiza a la Luna desde la misión Apolo 17 de la NASA en 1972.

 

/CP