Caracas, 22 de junio de 2018.- El reciente informe contra Venezuela, emanado del señor Zeid Ra’ad Al Hussein, quien ocupa la oficina del “Alto Comisionado de Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos” carece de toda credibilidad, aseveró este viernes el historiador y experto independiente de la ONU, Alfred de Zayas.

“Mi preocupación es la credibilidad de la oficina cuando no muestra neutralidad, ni objetividad, una metodología que yo como profesor de Derecho Internacional exijo no solo del Alto Comisionado, sino de las cortes y de cualquier órgano público que vaya a llevar a cabo una investigación”, expresó de Zayas sobre las actuaciones de Al Hussein, en declaraciones al programa radial Al Instante, conducido por Esther Quiaro y Jorge Amorín en Unión Radio.

El experto confirmó que el propósito del Consejo de Derechos Humanos es ayudar a las naciones a resolver sus problemas en el tema, mediante asesoramiento y asistencia técnica que se ofrece a aquellos Estados que lo soliciten, pero, dijo, “lamentablemente en los últimos años se ha convertido en una arena de gladiadores”.

En contraste, el especialista se refirió a la reciente decisión de EE.UU. de abandonar el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, lo que confirma la conducta de ese gobierno contra el avance de los derechos económicos, sociales y culturales y a todas sus resoluciones.

“Todas estas resoluciones han sido bloqueadas o demoradas por la misión de Estados Unidos, país que no le gusta que lo critiquen, pues su teología de creer que son los escogidos de Dios y los que tienen la misión de llevar la felicidad y la democracia al resto del mundo. Esta convicción es algo que entorpece el proceso en el marco de los derechos humanos donde debe prevalecer la solidaridad”, manifestó Alfred De Zayas.

Sobre el documento del Alto Comisionado, la propia Cancillería venezolana denunció el pretendido informe porque fue publicado sin contar con mandato expreso del Consejo de Derechos Humanos o la Asamblea General. También destacó que toda la información oficial que el Gobierno Bolivariano le había suministrado fue intencionalmente descartada en el  documento “con el objeto de construir una grotesca farsa mediática en esta materia, en alianza con otros actores multilaterales al servicio de Washington”.

“El pretendido informe constituye una evidencia más del absoluto menosprecio por la institucionalidad y el marco jurídico internacional que ha caracterizado al señor Zeid Ra’ad Al Hussein, durante el sombrío ejercicio de su mandato como Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos”, denunció el comunicado oficial de Venezuela, que alertó al mundo el “acto arbitrario que vulnera las propias normas de funcionamiento de la oficina y usurpa las atribuciones que corresponden a otros órganos de la ONU”. /JB