Foto: Agencias

Caracas, 13 de septiembre de 2018.- Un nuevo estudio realizado por investigadores del Reino Unido determinó que el 35 por ciento de los microplásticos liberados en los océanos de todo el mundo proceden de textiles sintéticos, hecho que apunta a la industria de la moda como principal causante de esta problemática ambiental.

De acuerdo con un informe de especialistas de la Institution of Mechanical Engineers, de Londres, cada vez que una prenda se lava llegan a los océanos hasta 700 mil fibras microscópicas.

Éstas son absorbidas por la vida marina y se incorporan a la cadena alimenticia, refiere una nota de Prensa Latina.

La autora principal de la investigación, Aurelie Hulse, advirtió sobre la necesidad de reconsiderar la forma en que se fabrica la ropa, incluso las fibras utilizadas.

A su juicio, las prendas deben ser creadas para que no se deshagan en las costuras y puedan reciclarse después de que han sido usadas durante años.

La jefa de ingeniería de la institución británica, Jenifer Baxter, considera que la industria del vestido es una de las muchas que tiene un triple impacto en las emisiones al aire, al agua, así como a grandes cantidades de desechos producidos para vertederos e incineración.

Lo anterior significa que para crear una industria de la moda sostenible, los ingenieros deben producir soluciones que abarquen desde una mayor eficiencia en el uso de la maquinaria y agua hasta nuevos materiales con un desprendimiento reducido.

Se estima que hay 20 prendas nuevas fabricadas por persona cada año y actualmente los consumidores compran un 60 por ciento más que en el 2000, por lo que estas implicaciones ambientales deben abordarse como una cuestión de urgencia, enfatiza Baxter. /JML