Por: Yepfri Arguello

Caracas, 26 de julio de 2018.- Día a día los laboratorios mediáticos implementan sus falsos positivos contra el pueblo venezolano y los medios de comunicación de la oposición sacan de contextos las reflexiones políticas de los dirigentes revolucionarios, para generar los rumores en la opinión pública.

La investigación, la veracidad y la objetividad periodística poco a poco se han venido perdiendo, así lo refleja el periodista Earle Herrera en su escrito: “El que se robó el periodismo que lo devuelva”.

La exageración y la desfiguración (uno de los principios de la propaganda nazi) es lo que se observa en las redes digitales todos los días, simplemente “convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en una amenaza grave” dicho por el propio Joseph Goebbels.

Hoy observamos el descaro mediático de cargar sobre el adversario político, los errores o defectos que ellos mismos tienen para así atacar. “Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan”, esto es conocido como el Principio de la Transposición, creado por Goebbels.

La oposición venezolana aplaude cada crítica y autocrítica reflexiva que se hace en Revolución. Creyendo que esos aplausos nos hacen faltan, el Comandante Hugo Chávez nos decía: “De la autocrítica surge siempre la fuerza para el reimpulso y eso no lo entienden los amargados”.

Finalmente, creo que debemos trabajar diariamente para que nuestras acciones sean como las de Chávez, por la defensa de la Patria, por la defensa de los más necesitados, por la defensa de la Revolución, y hasta que nuestros cuerpos no den más ahí estaremos con sus palabras, con su dialéctica y con su espíritu.